Ex Convento de Cuautinchán

Cuautinchán es uno de los rincones desconocidos muy cerca de Puebla que vale la pena descubrir. Su historia, legado arquitectónico y atractivos naturales lo hacen uno de los puntos de Puebla más emocionantes. Por ello, a continuación te diremos ocho cosas que puedes hacer en este lugar.

Visita el Ex Convento de San Juan Bautista.

Es, en definitiva, el símbolo más representativo de Cuautinchán. Junto con los conventos de Tepeaca y Tecali de Herrera, forman el Triángulo de Oro de conventos del siglo XVI. Su diseño se adjudica a Francisco Becerra, siendo finalizado en 1590, poseyendo un claro estilo renacentista. Asimismo, dentro del recinto aún se tienen pinturas del artista flamenco Simón Pereyns, que también datan del siglo XVI.

Admira el retablo más antiguo de América

Dentro del convento se encuentra uno de los legados históricos de Cuautinchán para el mundo: el retablo más antiguo de América. Data del año 1534 y está construido en madera. Fue construido por Nicolás Tejeda de Guzmán y originalmente iba a ser entregado a la Iglesia de San Francisco en Puebla. Mas, terminó siendo propiedad del Convento de Tepeaca. Sin embargó, decidieron enviarlo a Cuautinchán debido a falta de espacio.

Justo a un costado del Ex Convento de San Juan Bautista se encuentra este museo regional. Este lugar se caracteriza por poseer una figura del famoso Cristo Martirológico, hecho con pasta de maíz. Cuenta con imágenes de madera tallada como el trío formado por Santa Ana, la Virgen María y el Niño Jesús. Finalmente, en sus paredes se pueden observar pinturas murales que combinan historias católicas con elementos prehispánicos. Tal es el caso de la imagen de la Anunciación con jaguares y águilas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *